fbpx

Resumen del Libro

Mindset.

La actitud del éxito

Por Carol S Dweck

Síntesis y comentarios por Jesús Gómez Espejel

DESCARGA PDF

Video 1

Video 2

Audio 1

Audio 2

Audio 3

Mentalidad fija versus mentalidad de crecimiento

Cuando Carol S. Dweck comenzó su carrera, ella, como muchos otros, creía que los rasgos de personalidad eran fijos e inflexibles. Se tenía o no inteligencia, y el fracaso para alcanzar el éxito era consecuencia de la falta de inteligencia, además del esfuerzo, la perseverancia y los errores.

Pero Dweck cambió de opinión cuando él y su estudiante de posgrado Mary Bandura intentaron comprender por qué algunos estudiantes estaban preocupados por demostrar sus habilidades mientras que otros lo ignoraban y se dedicaban a estudiar. Fue entonces cuando descubrieron que había una “mentalidad fija” que necesitaba ser confirmada y una “mentalidad de crecimiento” que podía fortalecerse reforzando el aprendizaje.

En el pasado, las personas que abrazaban la creencia en la inmutabilidad de las habilidades asumían que se reflejaban en aspectos corporales y que, por lo tanto, eran permanentes e inevitables.

El psicólogo francés Alfred Binet se opuso a la invariancia hipotética, aunque desarrolló el test de coeficiente intelectual, que se considera una prueba contundente de la invariancia de la inteligencia.

Esta prueba nos permitió determinar qué niños no estaban aprovechando al máximo las escuelas públicas para poder cambiar el sistema educativo y así mejorar el nivel de estos niños.

Binet creía que, a través de la práctica, el estudio y el desarrollo de la disciplina se podía mejorar la memoria y la capacidad de analizar y discriminar; es decir, aumentar la inteligencia de las personas.

Cuestión de actitud

La investigación que el Dr. Dweck ha estado realizando durante dos décadas, muestran que la actitud personal de cada individuo es crucial para lograr sus objetivos de vida. La sociedad premia “la inteligencia, la personalidad y el carácter” y, por tanto, es natural que los individuos quieran tener estas cualidades.

Sin embargo, la mentalidad de desarrollo se basa en la creencia de que cada individuo tiene habilidades fundamentales que pueden incrementarse mediante el esfuerzo. Las personas con mentalidad fija tienen las siguientes características:

  • Intelecto inmutable: creen que la inteligencia es inmutable y no se puede mejorar.
  • Validación: tienes una necesidad constante de validarte a ti mismo.
  • Sin desafíos: evitas los desafíos.
  • Evitar dificultades: cuando encuentran un obstáculo, se dan por vencidos y se ponen “a la defensiva”.
  • Sin perseverancia: Les parece que el esfuerzo es ineficaz.
  • Sin críticas: descarta las críticas negativas que podrían ser útiles.
  • Celos : El triunfo de los demás es una amenaza para ellos.
  • Intolerancia al fracaso: independientemente de su inteligencia o talento, corren el riesgo de verse afectados por el fracaso, posiblemente de forma permanente.
  • Viento favorable: Sólo podrás avanzar si los factores son favorables.
  • Como pareja: Rechazan los defectos de su pareja emocional.
  • Perfeccionismo – Para ellos no basta con parecer inteligentes y talentosos: quieren ser “perfectos ahora” y se avergüenzan de no serlo.
  • Ira: cuando las personas con una mentalidad fija enfrentan un revés, sienten que la vida es injusta con ellos y se arrepienten o se enojan.
  • Vanidad: Se sienten inteligentes cuando no cometen errores, completan una tarea rápidamente y sin errores, y cuando algo es fácil para ellos pero difícil para los demás.
  • Inteligencia fija: asumen que una prueba de inteligencia puede predecir de manera confiable la inteligencia futura.
  • Frustración: Tienes miedo de intentar algo y sentirte frustrado.

La consecuencia de todo esto es que pueden alcanzar un techo que está por debajo de su verdadero potencial. Esto confirmará su creencia de que las habilidades son fijas.

Por su parte, las personas con mentalidad de crecimiento presentan las siguientes características:

  • Desarrollo Intelectual: Creen que la inteligencia siempre se puede mejorar.
  • Dé la bienvenida a los desafíos: acepte los desafíos.
  • Persistencia: Cuando se enfrentan a un obstáculo, hacen mayores esfuerzos.
  • Con perseverancia: Creen que el esfuerzo conduce a la excelencia.
  • Con críticas: tomas las críticas como una lección.
  • Inspiración: el éxito de los demás les ayuda a aprender e inspirarse.
  • Tolerancia al fracaso: incluso si experimentan un fracaso, no les afecta porque, dado que se pueden desarrollar habilidades, siempre hay alternativas al éxito.
  • Autodesarrollo: Pueden progresar trabajando en su propio desarrollo.
  • Volver a levantarse: cuando se enfrentan a un revés, prefieren utilizar los malos momentos como una oportunidad para aprender y esforzarse más.
  • Como pareja: Seguirán pensando que su relación emocional es excelente incluso si son conscientes de los defectos de su pareja.
  • Recompensa por el esfuerzo: Sienten satisfacción cuando se esfuerzan en algo y después de un largo período de tiempo comienzan a comprenderlo.
  • Proceso de aprendizaje: quieren aprender con el tiempo, no buscan la perfección rápidamente y quieren enfrentar desafíos y lograr avances incrementales.
  • Inteligencia elástica: creen que una prueba no puede medir la inteligencia futura.
  • Esfuerzo: no creen en lograr una meta alcanzable sin esforzarse para lograrla.
  • Confianza: no necesitan confianza para emprender un proyecto y no sienten que tienen que ser excelentes en lo que quieren hacer y disfrutar.
  • Nuevos Caminos: Intentarán profundizar en un área precisamente porque no la dominan y la ven como un desafío.

La consecuencia de todo lo anterior es que podrán subir cada vez más de nivel. Esto le dará una mayor conciencia del “libre albedrío”.

Mentalidad en el deporte

En el deporte se da por sentada, “sin siquiera intentarlo”, la existencia de una persona con “talento natural”, con las cualidades y apariencia de un deportista.

Esta creencia es tan fuerte que muchos entrenadores y agentes se dedican a encontrar personas que supuestamente tienen talentos naturales, y los equipos compiten por ellas por enormes sumas de dinero.

Sería lógico pensar al revés: este deporte es de entrenamiento y superación.

Para desacreditar el mito del talento natural, consideremos a Muggsy Bogues, el jugador de baloncesto de la NBA de 5 pies 10 pulgadas, o Pete Gray, el jugador de béisbol de las grandes ligas que solo tiene un brazo.

Para alguien con una mentalidad fija, el talento excepcional puede ser una condena. Billy Beane tenía una habilidad natural, pero su mentalidad fija le impidió desarrollarse.

Durante cuatro años, John McEnroe fue el tenista mejor valorado del mundo debido a su enorme talento, pero no alcanzó todo su potencial porque no tenía ganas de aprender. Cuando era pequeño, su padre lo criticaba constantemente.

El caso opuesto lo ejemplifica Michael Jordan, quien carecía de talento natural pero lo compensaba con una mentalidad de crecimiento. Sus esfuerzos por entrenar y practicar fueron asombrosos.

En otro caso, en el golf, se solía creer que si un jugador aumentaba su fuerza física, perdería su “toque”. Tiger Woods disipó este mito mediante el entrenamiento y el entrenamiento intenso.

El golfista dice que sus padres le enseñaron a ponerlo todo en lo que hace.

Mentalidad y compañía

En las empresas dirigidas con una mentalidad fija, existe la creencia generalizada de que los “genios” destacados no necesitan muchos empleados, sólo asistentes, para convertir sus grandes ideas en realidad.

Las personas con mentalidad fija quieren mantener su posición de liderazgo y rara vez implementan planes de aprendizaje para sus empleados. Es común que este tipo de líderes sean “controladores y abusivos” con sus subordinados y no les den crédito por sus contribuciones

Cuando esto sucede, los empleados caen en una mentalidad fija y los objetivos de la empresa giran en torno a la satisfacción del jefe.

Jim Collins dirigió un estudio que buscaba las razones por las que las empresas pasan de “buenas” a “excelentes” y permanecen allí, mientras que otras empresas generalmente no pasan de “buenas”.

Entre los diversos motivos, hubo uno que fue fundamental: un líder que dio el salto hacia la excelencia.

Se trataba de personas con una mentalidad de crecimiento que constantemente hacían preguntas y eran capaces de afrontar los fracasos, incluso si eran propios, pero confiaban en que tendrían éxito a largo plazo.

En el estudio de Collins, las empresas que eran simplemente buenas compartían líderes con una mentalidad fija; Llamativo, carismático y ególatra que creó una cultura corporativa en la que había individuos superiores e inferiores.

Enseñar

Es común que a los estudiantes que repiten un curso se les entreguen materiales simplificados con la creencia de que sus habilidades no les permitirán hacer más. Esta es una decisión tomada desde la perspectiva de una mentalidad fija. El resultado es que estos estudiantes no adquieren más conocimientos de los que ya tenían.

La profesora Marva Collins adoptó un enfoque diferente. Buscó estudiantes de escuelas públicas de Chicago que habían sido etiquetados como “discapacitados para el aprendizaje” y se dirigió a ellos como si fueran genios. A mediados de año habían superado tres niveles y estaban estudiando a grandes autores.

Benjamin Bloom, por su parte, conocido investigador educativo, analizó a 120 personalidades relevantes de diferentes campos: ciencia, deporte y música.

Muchos de ellos no se destacaron y no mostraron un gran talento desde una edad temprana. Gracias a su constante motivación y perseverancia, sumado a “una red social de apoyo”, llegaron a la cima.

Después de estudiar educación durante cuatro décadas, Bloom concluyó que el aprendizaje logrado por una persona puede ser alcanzado por cualquier otra si se dan las condiciones educativas adecuadas.

Hay niños que sufren violencia incluso en los primeros grados de la escuela. El comportamiento abusivo está impulsado en gran medida por una mentalidad rígida que da por sentada la existencia de personas de mayor o menor valor y cree que juzgar es su privilegio.

En esta situación, no se considera responsables a los perpetradores, sino a los niños que sufren abusos porque se les considera inadaptados o alborotadores.

La sociedad estadounidense no prestó la debida atención a esta situación, que siguió empeorando hasta que aparecieron los tiroteos en las escuelas. En uno de los más famosos, Columbine, los dos estudiantes que lo llevaron a cabo habían sufrido años de cruel humillación.

La mentalidad fija también influye en las actitudes de las víctimas hacia el abuso. Una persona que “se siente profundamente juzgada por el rechazo” tiende a lamentarse e imaginar venganza.

En un estudio del Dr. Dweck, los niños con mentalidad de crecimiento optaron por adoptar una actitud diferente y perdonar.

Habilidades afectivas y sociales.

Los individuos con mentalidad fija no intentan sanar las experiencias negativas, permitiéndoles moldearlas, y esto luego dificulta sus relaciones emocionales. Además, se sienten obligados a vengarse.

Por el contrario, las personas con una mentalidad de crecimiento se esfuerzan por desarrollar cualidades para la resolución de problemas. Reaccionaron con comprensión, pudieron perdonar y seguir adelante con sus vidas. Aunque se sientan heridos, intentan aprender algo.

Lo que frena a las personas con una mentalidad fija es que quieren que las cosas positivas sucedan automáticamente, como por arte de magia, como cuando un príncipe salva a la Bella Durmiente del coma.

Padres y profesores

Los padres quieren aumentar la autoestima de sus hijos mediante elogios, sin darse cuenta de las consecuencias negativas. Elogiar la inteligencia de los niños va en detrimento de “su motivación y desempeño”.

Los niños disfrutan que los elogien por su inteligencia y habilidades. Esto los llena de energía, pero sólo por un momento. Una vez que encuentran obstáculos, su confianza en sí mismos y su motivación colapsarán.

Si los elogios equivocados de los padres convierten a sus hijos en personas dependientes y frágiles, que creen que lo merecen todo, los elogios correctos pueden llevarlos a la perseverancia y darles mayor fuerza.

Es importante elogiar a los niños por su iniciativa; realizar un proyecto; “luchar por algo nuevo y aprenderlo”; por su persistencia en afrontar los problemas, o por aceptar las críticas y utilizarlas para mejorar.

Descubrimientos recientes revelan que los individuos tienen la capacidad de aprender a lo largo de su vida. Cada individuo nace con una personalidad y carácter inicial; pero tu experiencia, aprendizaje y compromiso determinarán el camino que tome tu destino.