fbpx

Resumen del libro

Un segundo de ventaja

Por Rasmus Hougaasd

Síntesis y comentarios por Jesús Gómez Espejel

 

DESCARGAR PDF

VIDEO

El mindfulness contra los distractores

Hoy día las empresas deben operar en escenarios de gran incertidumbre. Las incesantes transformaciones tecnológicas y sociales crean entornos de enorme volatilidad. Los profesionales deben ser capaces de tomar decisiones veloces y certeras para optimizar sus resultados.

La habilidad de concentrarse y mantenerse enfocado resulta imprescindible en un mundo de abundantes distractores y estímulos. El mindfulness es un conjunto de técnicas y estrategias que buscan entrenar la atención y aumentar la claridad mental. Su práctica brinda beneficios integrales y maximiza la productividad.

A partir de la aparición de internet y las nuevas tecnologías de la información, las personas están más y mejor comunicadas. Sin embargo, también se han incrementado los distractores a los que se ven expuestas. Cada vez resulta más frecuente enfrentar dificultades para enfocar la atención en las tareas diarias. El estrés y la ansiedad propios del mundo laboral agravan tales dificultades y merman la productividad. Entrenar la atención e implementar técnicas que mejoren la concentración en el trabajo puede repercutir positivamente en su calidad de vida y evitar la dispersión.

Ya que los pensamientos son la base de todas nuestras acciones y elecciones, manejar la atención y controlar la tendencia a divagar pueden mejorar radicalmente su desempeño. El mindfulness le permite adquirir conciencia de las pequeñas acciones que roban su atención cotidianamente para estar prevenido y evitarlas. Aumentar la atención tiene resultados sorprendentes y puede marcar una diferencia en su bienestar y salud.

La trampa de la multitarea

Aunque para algunas personas la capacidad de hacer varias cosas al mismo tiempo se considera deseable, la realidad es que el cerebro humano no está diseñado para hacer varias cosas a la vez. Lo que hacen quienes practican la multitarea es cambiar constantemente de actividad, lo que afecta su rendimiento. Someter al cerebro a cambios repetidos en su objeto de atención reduce la eficacia total del trabajo. La multitarea además tiene un impacto negativo en la salud, las relaciones sociales y el estado emocional.

“Tómate un momento para reflexionar acerca de tu relación con la bandeja de entrada y pregúntate si es una distracción para ti”.

Cambiar de asunto constantemente resulta placentero porque estimula la producción de dopamina en el cerebro. La satisfacción que se obtiene al realizar cosas diferentes y novedosas es adictiva. La práctica del mindfulness permite superar la tentación de la multitarea; se basa en técnicas milenarias que permiten encontrar el equilibrio y la claridad mental. La relajación conseguida gracias a los ejercicios permite aumentar la concentración y lograr beneficios integrales.

El mindfulness genera además efectos positivos en la salud. Diversos estudios han demostrado una mejora en el sistema inmune y las habilidades cognitivas, y una disminución en la presión arterial, el ritmo cardiaco y el insomnio. Quienes practican mindfulness también registran un aumento de la creatividad, la empatía, la inteligencia emocional y el compromiso.

Los fundamentos del mindfulness

La plasticidad y gran adaptabilidad del cerebro permiten que sea moldeado y reeducado a cualquier edad. El mindfulness busca aumentar y facilitar los periodos de atención profunda, así como concienciar a las personas sobre la naturaleza de la distracción y los procesos mentales asociados. El objetivo es lograr el máximo de atención sin perder la conciencia de los procesos de su propia mente.

Existen dos principios fundamentales del mindfulness:

  1. Concentrarse en lo que elige – Se debe aceptar que en la cotidianidad aparecen una serie de estímulos a los que no es obligatorio prestar atención. El primer paso para gestionar su mente es definir cuál es la tarea a desarrollar durante un periodo, con el fin de dedicarle absoluta y total atención.
  1. Elegir conscientemente sus distracciones – Por supuesto, en la vida diaria siempre habrá distracciones o tareas inesperadas que requieren su atención, como resolver la duda de un compañero de trabajo o atender una llamada. Es necesario saber que estas distracciones existen y son parte de la cotidianeidad. Entre todas ellas se debe decidir a cuáles prestará atención y a cuáles no.

Técnicas para la oficina

En el lugar de trabajo es conveniente aplicar ambos principios en todos los aspectos. Con los correos electrónicos, por ejemplo, hay que evitar las notificaciones automáticas. Es recomendable fijar horarios para revisar el buzón, de manera que no se convierta en una distracción constante. Nunca se debe revisar a primera hora de la mañana, puesto que esta hora debe ser reservada para las tareas intelectualmente desafiantes.

Para evitar las ambigüedades en los mensajes, es necesario ponerse en los zapatos de quien leerá el correo para evitar malentendidos, lo cual ocurre con más frecuencia de la que pensamos, y siempre que la situación lo permita, es preferible realizar una llamada.

De igual manera, las reuniones de trabajo deben estar justificadas. Hay que asegurarse de que requieren la presencia de las personas citadas y de que son beneficiales para el trabajo de todos. Antes de la reunión se debe aclarar la mente con un breve ejercicio de respiración. El tiempo de la presentación debe controlarse, así como los temas a tratar y las participaciones. Todos deben prestar la máxima atención a la persona que tiene la palabra. Al finalizar la reunión se debe hacer un registro de las resoluciones.

Los objetivos personales y colectivos deben establecerse de la forma más precisa y objetiva posible, deben ser asequibles y plantearse en forma positiva para resaltar la satisfacción de su consecución.

Es imprescindible establecer una escala de prioridades clara y compartida. La jornada laboral debe estructurarse con base en estas prioridades, sin sucumbir a lo inmediato ni lo secundario.

Antes de cambiar de tarea o de rendirse a estímulos ajenos, debe tomar un segundo para respirar y romper el automatismo. La agenda del día debe incluir las actividades pormenorizadas con una perspectiva realista, sin perder de vista que los contratiempos siempre se hacen presentes y que el cambio es inevitable.

La planeación le permitirá saber hacia donde se dirige en cada momento.

Técnicas para la vida diaria

En cada una de sus relaciones personales, empezando por las familiares, se debe aplicar el principio de la máxima atención. El tiempo con la familia debe ser solo para ellos. La comunicación con todas las personas es fundamental. Escuchar y dialogar con plena atención le permitirá aumentar su empatía y estar prevenido ante la trampa de los propios prejuicios y la desconsideración, así como disfrutar del tiempo con las personas que ama.

El bienestar y la relajación que se consiguen al aplicar estas medidas incrementan la creatividad. Para facilitar la solución de problemas es conveniente permitir que el inconsciente trabaje durante los momentos de ocio. Dormir y hacer deporte son excelentes formas de darle un espacio adecuado al inconsciente para hacer su parte.

Al volver al problema, la solución debe aparecer fácilmente. No se debe olvidar que el cambio y la aplicación de nuevas estrategias y soluciones siempre generarán una resistencia, puesto que la mente se aferra a la repetición de sus patrones. Ser consciente de esas resistencias es el primer paso para vencerlas.

Hay que saber que muchas de las distracciones siempre provendrán de los propios pensamientos. El pensamiento en espiral o el pensamiento excesivo es un riesgo en todo momento. Su consecuencia más aberrante es la pérdida de energía mental. Por ello, es necesario estar alerta para detener el proceso en cuanto inicie, sobre todo durante la noche, puesto que afecta el sueño. Antes de dormir hay que evitar el uso de cualquier pantalla y las actividades intensas. Aproveche el momento en que comienza la somnolencia para dormir; de lo contrario, se pueden experimentar dificultades para conciliar el sueño.

Al despertar es conveniente un ejercicio de respiración para comenzar el día enfocado. Los alimentos deben ingerirse despacio, con plena conciencia de lo que se come, sin permitir que el apetito genere acciones impulsivas y poco saludables. La práctica del deporte, por supuesto, también mejora el desempeño, la claridad y la concentración. Enfocar la atención en el movimiento y los músculos del cuerpo es la mejor manera de ejercitarse. De igual manera, el punto de mira durante los descansos de cualquier tipo debe ser el descanso mismo. A lo largo del día es conveniente tomar diversos recesos para hacer los ejercicios de respiración y meditación que lo mantendrán concentrado. Los viajes que realice son excelentes momentos para realizar algunos de ellos.

El mindfulness es una técnica que brinda beneficios en todos los aspectos de su vida. Uno de ellos es la gestión de las emociones. Ser consciente de las reacciones que se experimentan ante los estímulos del entorno permite un mejor conocimiento de sí mismo y el desarrollo de la inteligencia emocional. Las emociones no deben suprimirse ni liberarse por completo. Lo adecuado es ser consciente de ellas cuando se presentan, sin permitir que incidan en nuestra claridad y control. Hay que recalcar que el equilibrio entre la vida personal y laboral es la clave del bienestar final.

Estrategias del mindfulness

Lograr los objetivos del mindfulness requiere cultivar una serie de valores y actitudes para conseguir un verdadero cambio. Siempre hay que recordar que la atención profunda depende de la capacidad para estar en el presente, con todas las facultades y sentidos.

La practica del mindfulness implica periodos de respiración de diez minutos, en los cuales se toma conciencia total del momento que se vive, el aquí y el ahora del cuerpo que respira, en un lugar y hora precisos. La aceptación de las eventualidades de la vida es otra de las bases del mindfulness; es primordial cultivar la paciencia ante cada contratiempo, pero sin ignorar los momentos que demandan acción.

La amabilidad y la cordialidad en el trato con los otros también son imprescindibles por la sencilla razón de que la discordia y la hostilidad son distractores y ladrones potenciales de su energía. La amabilidad y la apertura a nuevas ideas le permitirán mantener una conciencia abierta, receptiva a las señales del exterior. La alegría es el sentimiento más deseable. Partir de esta le proporciona el inicio más claro y favorable para trabajar y desarrollarse. Por otra parte la influencia de su estado de ánimo en su salud y en los demás siempre será notoria.

La práctica del mindfulness

El mindfulness implica no solo seguir las recomendaciones y técnicas centradas en la atención y la concienciación del proceso mental. Como ya se adelantó, el ejercicio de respiración y meditación diarios son la base de la práctica.

Es imprescindible dedicar diez minutos a enfocarse en su respiración con los ojos cerrados, y evitar prestar atención a cualquier distractor o divagar. El ejercicio debe realizarse sentado en una postura recta y relajada, con las plantas de los pies apoyadas sobre el suelo.

Se recomienda contar hasta diez con cada exhalación y luego repetirlo en cuenta regresiva. Si se pierde el conteo significa que se ha distraído.

Cada vez que se pierda la concentración hay que intentar regresar a la respiración.

Este ejercicio aportará claridad durante el día. Poco a poco, la concentración aumentará.

Si se tiene la oportunidad puede realizar sesiones más pequeñas de ejercicios de respiración a lo largo del día. Las respuestas automáticas y los periodos de distracción disminuirán gradualmente.

El ejercicio contrario también es recomendable, durante diez minutos de respiración concéntrese, pero esta vez en las distracciones que se atraviesan. Sea consciente de ellas, de dónde vienen y en qué consisten con exactitud.

Mindfulness en la empresa

Implementar la práctica del mindfulness en la empresa también reporta enormes beneficios. La productividad puede incrementarse notablemente. Así, es posible identificar con mayor facilidad los liderazgos y permitir que surjan de un modo más natural.

También la mejora de la comunicación en todas las áreas incidirá en los resultados y en el ambiente de trabajo. El compromiso aumenta en la medida que las personas están más conscientes y convencidas de sus elecciones y decisiones.

La mejor manera de motivar a su equipo para practicar el mindfulness es dar el primer paso usted mismo.